jueves, 6 de enero de 2011

Rubén Rodríguez


Rubén Rodríguez Romero

  • 20 años, no estudia ni trabaja.

  • Ojos marrones, melena castaña, piel tostada.

  • Alto, fuerte, rápido, lo resuelve todo por la fuerza.

  • Agresivo, inteligente, vago, generoso, inmaduro.

  • Le gustan los números y tiene una mente rápida.

  • Odia estudiar, piensa que no sirve para nada.

  • Sale cada fin de semana a beber, colocarse y ligarse a cualquier mujer que se deje.

Familia: Sus padres son Manuel e Inés y tiene tres hermanos. Maite, la mayor, aún vive en su misma casa, pero es cada vez más independiente. Lucía y Bruno son despreciados por su padre, quien sólo quería un hijo varón; motivo por el cual su madre sufre y se preocupa el doble. De sus abuelos, los cuatro están vivos: Tere y Paco los paternos, Toñi y Pepe los maternos. Su madre tiene dos hermanos: Esteban, padre de Judit; y Ramón, padre de Jesús. Su padre tiene dos hermanas a las que desprecia por ser mujeres: Luz, madre de Jorge, y Puri, madre de Jessica.

Amigos: Fer es su mejor amigo y vecino, ambos son ninis: ni estudian, ni trabajan. En cambio, Ángel y Pablo están en segundo de Psicología y Criminología, respectivamente; han seguido estudiando desde que coincidieron en secundaria. Sergio y Blas son compañeros de salidas nocturnas. El primero trabaja, el segundo estudia un grado medio de Informática y busca trabajo.

Carácter: Rubén es el hijo predilecto de su padre, quien no quería más que un hijo varón. Le trae sin cuidado que Manuel insulte a Maite y no pueda ver a Lucía y Bruno; él es su favorito y a él le ha transmitido una educación basada en el desprecio y la violencia. Rubén ve a las mujeres como trozos de carne con los que disfrutar una sola noche, quizá dos; es por esto que nunca se ha comprometido. Siente que está bien ser un nini, pues Manuel le inculcó que estudiar no sirve de nada, y resuelve cualquier clase de conflicto a través de la violencia y la fuerza. Sin embargo, es un joven inteligente que desaprovecha su potencial.

Aficiones: Salir, beber, colocarse, jugar al futbolín, al billar y a la consola, escuchar música rock, punkie y heavy, tener sexo con mujeres a las que acaba de conocer. Aunque tiene mente para los números, no aspira a abandonar su vida de nini, y por supuesto, no se le pasa por la cabeza tener algo más que sexo con una mujer. Su única ambición es llegar a vivir algún día de la música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paséate por este bosque lleno de tréboles de cuatro hojas y escribe algunas letras en la tierra ^^